EL (tan manido) ICEBERG

Extraído del artículo “Apuntes sobre los conflictos y la mediación” de Florencia Brandoni en la revista La Trama.

No desconocemos la fuerte impronta del discurso jurídico sobre la mediación, y gracias a ello nos vemos impulsados al esfuerzo de generar un campo de práctica y conocimiento propio.

Debemos identificar la disputa que las partes desean abordar, pero paradójicamente, la mayoría de las veces será muy difícil si sólo nos centramos en el conflicto manifiesto, lo que se ve (la posición), porque ésta expresa de un modo deformado el contenido latente (lo que no se ve).

lynn_davis_03La metáfora del iceberg, tan usada para ejemplificar en otros ámbitos, nos puede servir aquí también. En la punta del iceberg, la parte que emerge a la superficie, ubicamos la posición, aquello que nos es visible, libre de ideas o afectos. Una porción “siete veces mayor” a la observada completaría la totalidad del conflicto, y corresponde al interés. En esta gran porción podemos hallar: deseos, expectativas, ideales, principios morales e idiosincráticos, creencias, experiencias previas, fantasías, temores, representaciones de uno mismo, representaciones la otra parte en disputa, representaciones del conflicto, en un contexto de relaciones sociales organizadas en un determinado contexto social e histórico, etc.

Es bueno pensar estos intereses como un entramado, de una red o de una cadena asociativa. No podemos separar los deseos de las creencias, las representaciones del otro de las expectativas pasadas o futuras…

El ejemplo del iceberg nos permite ilustrar la pequeña visibilidad que tenemos del conflicto al observar la disputa, por tanto, el conflicto que observamos o escuchamos los mediadores es sólo una pequeña porción o fragmento de lo que allí está en juego, nuestra comprensión no alcanza para saber de la posición subjetiva desde la que reclama y habla cada persona.

Al adentrarnos en el campo de los intereses o las motivaciones, hallamos cuestiones que no pueden traducirse en conflictos jurídicos (definiendo al conflicto jurídico como aquel planteado entre una conducta permitida y una conducta prohibida). Si fuera el caso de que los “disputantes” planteasen un conflicto en términos de derecho, los mediadores habremos de esforzarnos por sacar las cuestiones de ese plano, porque nuestro objetivo es conducir una negociación basada en intereses y no en derecho. Los conflictos vivenciados pueden convertirse en reclamos jurídicos mediante el encuadramiento legal que de ellos ofrezca un abogado.

En la mediación, desandaremos el camino de la traducción jurídica, para focalizar en la manera en que los protagonistas definen su conflicto y buscar soluciones autocompuestas (desarrolladas por ellos mismos), aún cuando estas soluciones se plasmen en acuerdos que posean valor jurídico.

Nos introducimos en el campo de lo subjetivo. De aquí que “los universales”, las soluciones del “sentido común”, lo que a los mediadores nos parece bien o justo queda fuera del juego; nos adentramos en el terreno de las atribuciones de significación personales, vinculares, institucionales, etc. en una “ lógica personal”. En la fase de identificar los intereses, con la pregunta: ¿Para qué se desea aquello que se reclama?, estamos haciendo una pregunta sobre “lo que no se ve”.

El mediador reformula la disputa en los términos de los intereses que están en juego, de forma que sean aceptables para las partes, en los que puedan reconocer su singularidad y que resulten acordes a la demanda presentada por las partes. El mediador se ha de preguntar: ¿Qué esperan de mí? ¿Qué es lo que pretenden resolver o tratar de todo lo que cuentan? ¿En qué quieren ser ayudados?.

Si nuestro campo de trabajo se ubica en un plano subjetivo, se nos plantea el interrogante de, ¿dónde se termina la exploración de los intereses y las significaciones que cada parte atribuye a la disputa? ¿Qué tipo de solución a la desavenencia busca la mediación?.

La salida que hallen las partes deberá entrar en una línea de representaciones o significaciones aceptables para cada sujeto, así como también ser materialmente posible o viable.

CRÓNICA DE UN CONGRESO

Entre el 22 y el 23  de octubre, CONSENTIRE MEDIACIÓN estuvo en el Congreso nacional para profesionales de la mediación celebrado en Valladolid.

Durante el jueves pudimos asistir a la conferencia inagural impartida por Javier Urra, quien, con ese dominio comunicativo y gran sentido del humor, nos hizo una excelente disertación sobre temas relacionados con lo psicológico, educativo e incluso, como en otras ocasiones, filosófico. Respecto a la mediación dejó clara su preferencia por la comediación y la interdisciplinariedad.

Tras el clásico café de media mañana pasamos a escuchar y aprender con el argentino Francisco Díez, profesional de la gestión de conflictos que nos resumió su experiencia y nos acercó a la realidad del trabajo en temas internacionales, recordando experiencias con Hugo Chávez o Jimmy Carter, o trabajos en Colombia y Ecuador entre otros. Su exposición sobre el espacio en mediación nos pareció excelente.

A primera hora de la tarde asistimos a una sesión práctica dirigida por Anna Vall y Andrés Vázquez, que se coordinaron estupendamente y mostraron herramientas que ellos manejan con gran habilidad. El debate posterior fue también muy enriquecedor.

congreso_6

La última sesión de la tarde consistió en una mesa redonda con la participación de Ana Criado, Carlos Villagrasa, Luis Velasco y Fernando Rodríguez. Se tocaron variados temas pero nos quedamos con la idea de “cómo aprender a vender la mediación a los abogados” que sobre todo Ana Criado defendió con bastante vehemencia, también se trataron las diferentes opiniones sobre lo que significa o no la mediación para la justicia en nuestro país en el momento actual.

congreso_5

En la mañana del viernes acudimos a uno de los 9 talleres que se ofrecían en el congreso (una pena el no haber podido acudir a alguno más).

En nuestro caso escogimos el de la herramienta del World Café, que impartían las compañeras de INTERMEDIA de Málaga.

La elección resultó un acierto puesto que el conocer de primera mano su experiencia ha sido muy enriquecedor. Málaga es una de las provincias con mayor implantación y asociacionismo en cuanto a mediación se refiere, y esto, muy positivo en principio (con buena colaboración entre las diferentes asociaciones), también conllevó, cierto “distanciamiento” entre ellas al cabo del tiempo, siendo el 2014 un año “realmente complicado”, en palabras de Inma y Charo.

Rápidamente se dieron cuenta de la paradoja que supone un conflicto entre asociaciones que trabajan precisamente con eso, con conflictos, y se pusieron manos a la obra.

congreso_7

En el taller las compañeras nos describieron todo el proceso seguido, poniendo especial énfasis en la técnica del WORLD CAFÉ, que emplearon para “desatascar” la situación. En ese contexto de trabajo se invitó a participar a todos los representantes de las entidades implicadas, con la sorpresa de que acudieron absolutamente todos.

Los resultados han sido muy buenos puesto que en este momento Málaga goza de, no solo una gran salud asociativa trabajando en conjunto, sino también de un directo y habitual apoyo institucional, impensables solo hace un año. Todo esto se puede comprobar visitando MEDIACIÓON MÁLAGA, además de “La guía de recursos de mediación en Málaga”.

Desde CONSENTIRE  entendemos ese orgullo que muestran las compañeras de INTERMEDIA, por haber sido las promotoras de esa iniciativa, es para estarlo y mucho. Tomamos buena nota para su posible aplicación en otros lugares.

Recordar también que AMECAN estuvo presente en el congreso gracias al taller sobre mediación policial que nuestro compañero Ricardo De Sosa impartió en la mañana del viernes.

congreso_3

—-

La oportunidad de conocer formas de trabajar en otros lugares, además de conocer de primera mano el trabajo de profesionales muy experimentados en gestión de conflictos, es lo que nos mueve a participar en este tipo de congresos. Durante estos dos días hemos conocido y podido charlar con colegas con otras visiones sobre la gestión de conflictos, lo cual, además de animarnos a continuar, nos enriquece profesionalmente.

todas las imágenes : franmpalazuelos ©

NUEVO SERVICIO DE MEDIACIÓN EN CASTRO URDIALES

Servicio de Mediación Familiar en Castro Urdiales

Gestionado por AMECAN.

Servicio de Mediación Familiar de Castro Urdiales - logo

El Servicio de Mediación está a disposición de los ciudadanos de Castro Urdiales y es gratuito

SERVICIO DE MEDIACIÓN

La Mediación es una alternativa legal a la vía judicial para la resolución de conflictos de manera pacífica. La intención es que lleguen a acuerdos satisfactorios, que contemplen las necesidades de las partes. Todo ello desde un enfoque positivo y funcional del conflicto.

El mediador adopta una posición imparcial y de ayuda, facilitando durante el proceso que las partes sometidas a mediación sean quienes gestionen sus conflictos a través del diálogo y la comunicación.

CASOS QUE ATIENDE

Las situaciones de conflicto familiar en las que se puede acudir entre otras son las siguientes:

– Separación y Divorcio: custodia de los hijos, pensión alimenticia, régimen de visitas, etc. (velando siempre por el interés superior del menor); separación de bienes gananciales; pensión compensatoria; etc.

– Conflictos Intergeneracionales: entre padres e hijos adolescentes (normas de convivencia,…), con personas dependientes, etc.

– Conflictos de Herencias

– Conflictos entre miembros de la unidad familiar: entre hermanos, etc.

 

10 CONSEJOS PARA RESOLVER UN CONFLICTO

Por: Napoleón Hill
de su libro “La magia de pensar en grande”.

  • Mantente fresco cuando otros estén furiosos y pierdan la cabeza. Tú tienes el control sobre tus emociones, no lo pierdas. No se trata de no demostrar tu molestia, sino de hacerlo mesuradamente, sin después arrepentirte de una acción cometida en un momento de descontrol.
  • Recuerda que cada discusión tiene al menos tres puntos de vista: el tuyo, el del otro y los de terceros, los cuales probablemente están más cerca de la objetividad.
    Siendo más versátil y viendo las cosas desde la perspectiva de los demás, enriquecerás tu propio punto de vista.
  • Espera a calmarte antes de hablar. Ten en cuenta que la relación es más importante.
  • Trata a toda persona con la cual tengas contacto como si fuera un pariente rico, de quien esperas ser incluido en su testamento. Nunca te arrepientas de tratar muy bien a la gente. Es lo mejor en todos los sentidos.
  • Busca el lado positivo y agradable, aún de las situaciones más complicadas y dolorosas. Es una disciplina que te ayudará a pasar más fácilmente los momentos difíciles, y a convertir los problemas en oportunidades.
  • Establece el hábito de hacer preguntas y sobre todo, de escuchar las respuestas. Pregunta antes de reaccionar. Algunas veces disparamos y después preguntamos. También preguntamos, pero escuchamos para contestar, y no para tratar de entender.
  • No hagas o digas nada que pueda herir o hacerle daño a otra persona. Aférrate al proverbio que dice que todo lo que uno haga, se devolverá. La gente no recuerda tanto lo que tú dices o haces, sino la intención con la que lo haces.
  • Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño.
  • Ten presente que si toleras a los demás, ellos también serán pacientes contigo en los aspectos no muy gratos de tu personalidad.
  • El verdadero líder sabe reconocer sus errores y aceptar responsabilidad. No olvides que un conflicto bien manejado fortalece la relación, y te ayuda a aprender de las diferencias.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

MANDELA

“Nunca intenté socavar la posición del señor De Klerk, por la razón práctica de que, si él se debilitaba, mas débil sería el proceso de las negociaciones. Para hacer la paz con un enemigo hay que trabajar con él, y el enemigo tiene que convertirse en socio”. Nelson Mandela.

 

 

21 DE ENERO

tio vivo quesabesde

Hoy 21 de enero, día de la Mediación, rescatamos unas frases de William Ury que creemos muy interesante y que nos recordará temas muy recientes.

 

¨…En última instancia, el poder no proviene del gobierno ni tampoco de una fuerza superior, sino de las personas que eligen obedecer o no al gobierno, respetar o no respetar una fuerza superior. Si es posible movilizar la voluntad del pueblo, ella prevalecerá¨.

 

Este mensaje, fuera de su contexto (el libro ¨Alcanzar la paz¨, del mismo autor) puede parecer provocador, pero no lo es en absoluto. Es mas bien un mensaje de esperanza.